jueves, 9 de octubre de 2014

Al efecto de tu presencia

Bullente en la penumbra del aire
eternamente en la penumbra,
soy carne.
Tan larga como el vértigo
estiro la esperanza
con la esperanza de tropezar los engranajes
de este desalmado cautiverio
en donde todos los horizontes.
Anhelo tu presencia
como la curva de una copa una gota fría.
tangente sutil dibujo lento
Quemo esta ardiente soledad sin límite
en esta llamarada sin consecuencia.
Esperando a que llore nuestra casa
miro que las aves de la orilla
se sumerjan quince metros.
Sin estado ni forma
extraño tu ombligo recipiente.
El órgano cóncavo.
La prueba.

1 comentario: