lunes, 3 de junio de 2013

Sobre hielo

Caerse de las ropas,
salirse del zapato húmedo.
La presencia hueca,
deslizar el abrazo...

Alargados los brazos
correr de nada,
arañar el intento con uñas metálicas,
dibujar cráteres en el hielo ético.

Y ya las manos, la precisión del tacto
que se busca más allá del instrumento,
pegarse, quemarse las yemas, ¡basta!,
y en los restos de piel la moraleja.

Sacudirse las rodillas blancas,
mirarse las huellas deshumanizadas
y vestirse,
y tragarse la lágrima en cada caricia.

7 comentarios:

  1. Siento que me voy quedando sin nada adentro, sin nada afuera. Cascarita. Yo te aplaudo.

    ResponderEliminar
  2. "Y en los restos de piel la moraleja" Pero ¿quién la descifra..?Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lacerados, crípticos, exultantes o lapidarios. Somételos, hazlos tuyos. Luego, fulmínalos con un verbo bien afilado.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me ha dado pudor alabar poesías, sólo te abrazo ahora.

    ResponderEliminar
  5. me gusta la deshumanizadora poesía de tus lágrimas...

    ResponderEliminar