lunes, 8 de abril de 2013

Originali mundo


Ah, maravilloso mundo decrépito...
maravillosas glorietas llenas de indecisos,
maravilloso pulmón verde tapiado que es broma
y excusa ociosa de encadenados nostálgicos herbívoros.

Ah, tremebundos y entrañables imserséticos,
dadores de pilares como bastones revenidos arrojados
y su venganza tácita en asientos de autobús y colonias,
aroma tentativo en grado de camuflaje y genocidio.

Y los despachos y las torres, ah, ventanas del suicidio
de marrones más que ocres, utilitarismo plácido
vestido de moquetas y retratos de escritorio inglés,
juego de pluma, mojasellos y post-its de organigramas.

Ah, qué tarde se ha hecho en la inmundicia de tu rostro.
Antes, cuando nadie y los teólogos, asomaste magia buena
y, sin embargo, te has callado ficción hortera de huracanes.
Ah, qué viejo estás y cuán inepto...




4 comentarios:

  1. Mamita!!!! Me estoy viendo en el poema... (esto es poema, y no cualquier mierda)

    ResponderEliminar
  2. Y las altas torres de la duda? Los cortinajes incendiados en el crepúsculo?

    ResponderEliminar