viernes, 22 de marzo de 2013

Des-unir-nos


Titubeo en tu espasmo erguido
que es lactante en tu latido lávico
como el grito que es furtivo en otra parte
y amenaza abalanzarse a nuestro fuerte.

Descorchemos el atisbo de implosiones
remendando en lo profundo tierra yerma,
tierra sola, amago de, un casi caerse
que se colme en su otra boca red abierta.

Cuando la luz se derrote, huyámonos y volvamos,
esparzamos corchos lúdicos en nuestra impúdica búsqueda
aunque hallémonos truncados de palpación mutua.

Y ya en el deslazar que grita nudo,
arrojarnos en cristal que es lago calmo
y en el brindis victorioso hacernos muertos.

4 comentarios:

  1. En el ajedrez de estas palabras me como la torre sólo para ser víctima de la Reina letal.

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Se desata a veces un hombre al atarse a una mujer.

    Un poema hermoso, complicado y cargadito de verdades. Como tú.

    ResponderEliminar
  3. Siempre estaremos truncados, no importa, caguémonos de risa de la muerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Grata des-unión, siempre se sufre pero luego volamos! besos!

    ResponderEliminar