martes, 12 de febrero de 2013

Cuarto círculo



Atornillados en paredes blancas,
blancas de vacío o luz eterna,
colgados en barniz y marco pálidos
muéstranse avatares de la vida.

Arrodillados ante estos,
frente a frente en los pasillos báricos,
negándose a sí mismos en sus cuadros,
se fustigan circunstancias y maestros.

Quisieran enmendarse, renacerse,
sacudirse en ropajes ajenos,
flocererse las glorias pendientes.
Bástase su carácter caducifolio...

Lloran los retratos exhumados,
se invocan los pasados rábicos.
En la sala del tiempo y del espacio,
galería de fortunas y carencias.

Avergonzados ante aquellos,
ya traslucidos de tabiques nítidos,
imprecan la experiencia por su daño,
ruegan su desmemoria desalivados.


2 comentarios:

  1. Atraviesas las paredes sin hacerte daño...

    ResponderEliminar
  2. Las fotografias del pasado son secretos dentro de otros secretos y a veces la verdad de un presente.

    ResponderEliminar