jueves, 24 de enero de 2013

Salvemos a las ballenas


Vivir en un blanco abierto,
ojos gigantes y a mis pies nada.
Atrás salpicaduras, todo encharcado:
pulmones y ranas aplastados.

Amputarme un brazo o dos,
imagino un acuario chic de formol.
Piernas sorteando algas de plástico
y al fondo papel pintado de los setenta.

(Y para no arrugarme...)

Dormir en un lecho casi vivo de bolsas grises,
delicia de residuos que intuyo pestilencia bajo sábana,
soñar veranos en Venecia y despertarme las raspas,
confesionario que haga las veces de objetos perdidos.

Descubrirme la muerte en la diapositiva
aterrizando con un torso en el fast forward.
Tragarme el punto final incendiado
y testigo dejar que ardan las reminiscencias.

9 comentarios:

  1. Las ballenas son animales de almas calmas que nacen ya salvados. Son los balleneros los que tienen en su mano fletar sus naves o atracarlas. Ahab era sólo un hombre que ardía y el fuego que en su pecho condujo a prender de sequía el abisal océano bien hubiera servido como cálida hoguera de una cala tranquila frente al mar...

    Flor de afilados pétalos, doloroso bálsamo este poema. Me ha gustado y también dolido, me ha recordado por momentos al amor y todó el tiempo que te amo.

    ResponderEliminar
  2. En este extraño y agitado asunto que llamamos vida, hay ciertos raros momentos y ocasiones en los que un hombre toma este universo entero por una enorme broma, aunque la gracia de la misma apenas la discierne débilmente y sospecha más que la broma no se hace sino a expensas de él mismo. Nada deprime, sin embargo, y nada parece que merezca la pena discutirse. El hombre engulle todos los acontecimientos, todos los credos,todas las convicciones, todas las cuestiones difíciles, visibles e invisibles, no importa lo nudosas que sean y al igual que una ostra de poderosa digestión, deglute balas y pedernales de fusil. Y por lo que respecta a las pequeñas dificultades y preocupaciones, eventualidades de desastres repentinos, riesgos de vida y de mutilación,todos ellos, incluido la propia muerte, le parecen sólo astutos y bien intencionados golpes, jocosos puñetes en el costado impartidos por el oculto e inefable viejo bromista.
    - Cap. 49 Moby Dick-
    abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa estrofa final. Subyugante este poema. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Menuda apnea, te deben arder los pulmones y el gran azul te debe parecer menos que un charco.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. HEMOS HECHO DE NUESTRO PROPIO HOGAR UN PUTO VERTEDERO... BESOS GUAPA!

    ResponderEliminar
  6. Hasta el papel pintado de los setenta queda bien en este poema, mi Capitán.
    Soñar Venecia y dejarse mecer en el formol es lo que hacemos.

    Los cuatro últimos versos me fascinan.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que no se salve nadie.
    Que venga el GRAN METEORITO Y SE ACABÓ!!!


    ResponderEliminar
  8. Soñar veranos en Venecia aunque sea con los malos olores de sus aguaS, no estaría mal, de todas formas aquí en este España nuestra empieza a oler a carroña-

    Besicos.

    ResponderEliminar