jueves, 31 de enero de 2013

El poeta atrincherado


A ti, que tratas de encontrarme
entre mis propios laberintos.


Si ocurrírseme cienes pudieran,
si escurrírseme siquiera...
discurrirme de las sienes las prisiones,
antónimos si prisión dijera.

Traer el fuego resfriado a los prospectos
-o ejecutar en el verso un escuadrón de insectos-
por terco dramatismo de gasóleo abyecto
-porque vil de ser aguda quiebra el efecto-,
añadir que en consonancia se lo inyecto
y en dicción de practicante sincopa erecto
-no por excitado sino en lírico defecto-.

O que desenfundo la metáfora a destiempo
sabiendo en desbandadas del disparo mi destierro,
saliendo de la plaza mudo y a pecho cubierto
y las ropas pringosas de pétalos de excremento.

Discurrirme de las sienes farsantes quimeras:
me derramo de vacua vida sangre en la arena;
¡ocurrírseme la muerte de que un día quisiera!
escurrírseme en febril sudor si tan siquiera...

4 comentarios:

  1. Poetas atrincherados en versos que amparan sombras.
    Y dejan la metáfora, farsas y hasta poemas rimados.

    Algo bueno han de tener...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tres cosas:

    Hay salvas tan honestas como disparos, salvas que hacen salir a los cobardes de la trincheras.

    Hay versos como estos.

    Hay poetas como tú.

    ResponderEliminar
  3. tres cosas:
    1. lo que dice el sr Alcalde es cierto.

    2. lo que no dice el sr. Alcalde también es cierto.

    3. cualquier poema que contengan estas palabras: destierro, pringoso y excremento, me gusta. lo de tu pecho cubierto, que no mudo...
    bueno,pues hay razones como hay poemas. tiempo al tiempo.
    abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  4. Una cosa: hoy le has hecho un favor a la poesía.

    bs.

    ResponderEliminar