viernes, 14 de diciembre de 2012

Ni más ni menos


No es mucho más evidente
que otras ilustres causas de sangre y velas.
Que otras causas que, en cambio,
son desfavorables.

No es mucho más apacible
que un sostén lleno y agudo,
almohada caliente, ajuar de cerezas
que, en cambio, son reemplazables.

Tampoco, no es mucho más arrollador,
que un camión repleto de vacas embarazadas
que casi pero no advierten porque ya el pie en la vía
que, en cambio, se extinguen.

Ni tanto que los libros sagrados o las vacunas
internadas en los caminos ni el cigarro agotado
que se derrota que, en cambio, se ingieren,
no es mucho más sibilino.

Sin embargo, nos bebimos las venas después de todo,
nos fumamos los cirios sostenidos en frutales
y lloramos níveos efluvios vertidos
sobre un parto de ceniza y letras.


18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Corretean por el pasillo los puntos suspensivos...

      Eliminar
  2. Me trituro el verso placento y entablo, raudo, esas peligrosas conversaciones, Capitán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las tuyas hay que agarrarse bien fuerte, amigo...
      En tabla, sí, casi flotando.

      Eliminar
  3. la última estrofa derrite los polos de la tierra. no, miento. la última estrofa es el grito a pulmón de esta larga historia que llamamos mundo. me bebo las venas, joder si me las bebo.
    fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con denominación de origen, concretamente.
      Grande abrazo.

      Eliminar
  4. Si que lo hicimos, mi Capitán.
    Y pese a ello logramos sobrevivirnos y deletrearnos.
    Somos raros.
    Y duros, a más no poder.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser esa dureza la que a veces nos aplasta contra el suelo cuando cogemos altura e impregna todo de catarsis a medio hacer.

      Besos, a más no poder.

      Eliminar
  5. Tanto mejor llegar a ceniza y volver, besar el polvo, conocer la miseria, y volver. Siempre a sus órdenes, que nadie desobedecería. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En qué momento se me ocurriría lo de Capitán Placenta...jaja!
      Uno puede escribir un libro de cocina de tantas veces que lo besa. Pero bien, luego tienes un libro.

      Besos, Darío.

      Eliminar
  6. El último párrafo soy yo anoche, soy yo tantas otras noches. La sangre cura, por eso lo hicisteis/hice.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ais... Tenemos esa predisposición, sí.
      Sin embargo, de elegir, prefiero encenderme los cigarrillos con una vela.

      Te abrazo, Esther!

      Eliminar
  7. "nos bebimos las venas después de todo" UFFF cada día te superas! besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Me cuesta y no me avergüenza reconocerlo, me cuesta seguir y entender, pero es bonito leer sonidos bien afinados de lenguas desconocidas. Prometo seguir aprendiendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué vergüenza ni qué ocho cuartos!
      Agradezco tus apariciones, más por eso.
      Yo prometo cotillearte, que estás en mi carpeta de 'Nota mental' y ando a balazos con el tiempo. ¡¡Asdasfas!! :)
      Un beso, Carolina.

      Eliminar
  9. Y que sigan los caminos y como no, los cigarros agotados.
    Bravo!

    Besos.

    ResponderEliminar