sábado, 1 de diciembre de 2012

Del casi huyó la oclusión


Extremidad alejada del inicio,
atisbo estornudado de magnesio,
querencia disfrazada de adefesio
refléjate en mi alergia sin prejuicio.

Herida yugular, retrotaída
a piel terciopelada y hueso blando.
Cerrado perpetuo párpado cuando
ase un nuevo canto, fiebre la vida.

Enmudece en tu espanto de costumbre,
voz de los abismos espontáneos.
Ceño fruncido de viejos cráneos
muta por mi lágrima en herrumbre.

Mírame la idea repentina,
mírame la noche desvelado,
crujir del esternón emborrachado,
mírame la inercia de tu ruina.

Intuición acobardada del acierto,
desmesura concebida sin pecado,
delegad en mi impulso secuestrado
corazón de mi mandíbula un aserto.

13 comentarios:

  1. con esa voz de los abismos mi habitación se ha llenado de pequeñas muertes

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. También a ti te placen los duelos a primera sangre, querido capitán presto al lance en el corazón de la madrugada?

    ResponderEliminar
  3. "Mírame la idea repentina,
    mírame la noche desvelado,
    crujir del esternón emborrachado,
    mírame la inercia de tu ruina."


    Si me miran las ideas me hago débil y fuerte a la vez. QUIERO.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y yo que decía que hoy no iba a leer nada interesante ni bueno y vas y me jodes la predicción.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Sólo esta desmesura puede ser concebida sin mácula...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A fe que no conocía esos besos de assdfkjnf. Glub.

    ResponderEliminar
  7. He visto a la oclusión correr calle abajo y no parecía que estuviese reservando fuerzas para la vuelta.

    En fin, parafraseando a otro ilustre capitán, "no queda sino batirse"...

    Besos, mi... capitana.

    ResponderEliminar
  8. Leído. Confusa. Releído.Enredada.Disfrutado.
    Y así sucesiva-mente...

    Eres escribana complicada y atrayente, en igualita proporción.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Cuanta inquietud interna, con el corazón en el puño cerrado desangarndose por la incertidumbre.... Besos capitana!

    ResponderEliminar
  10. intento ser un buen lector, lo mejor que pueda, ya sabes, tu poesía quema y la tomo despacito y aguantando la respiración.
    me ahogas en una calma adictiva mientras me deleito viendo como trabajas las palabras.
    gracias.

    ResponderEliminar
  11. Cuidado, un secuestro sin mesura acaba con el síndrome del sueco.

    Un abrazo, mi capitán

    ResponderEliminar
  12. Deja de escribir tan bien!!:
    'Mírame la idea repentina,
    mírame la noche desvelado'

    ResponderEliminar