sábado, 17 de noviembre de 2012

Espacial intemperancia



Perdone, disculpe este feroz descaro,
mi atrevimiento, digo, permita
grave urgencia que ah, no obedece.
Le pido a sus pies suelo hormigonado
a que esperen súbditos, señor, acabe,
no se me vaya a ir este grito en cobardía.
Que el casi nos rodeó de idiotas,
pero eso quizás ya lo sabe.
Y aunque su vos suene a voz de otras islas,
islas calientes, sin embargo, y quietas.
Que irremisiblemente quiero de usted
que el centímetro del tacto
nos abrace, nos abrase el pálpito,
que usted me haga tuya.
Que el segundo oprima eterno,
suspenda, aguante el beso en el aliento,
en el instante de los labios empañados.
Sí, que usted me haga tuya.
Emitirnos la idea atropellada mil veces,
la que quede que nos ha devuelto,
regresado a este tango corrupto ingrato.
Hacernos al otro sujetándonos la espalda
entrelazados los tobillos y las manos.
Permita que le mire así, embriagada.
Que desnude el usted con estos perros obedientes
expatriados y ausentes de los huesos enterrados
por mil lluvias y tierras porque es su amo, frontera,
lo que emboba y alimenta canes verdes pardo.
Esta es la urgencia, como lo oye, así es.
Bochornosa insolencia le ruego, señor, me excuse.
Ahora si quieren sus pies ya pueden marcharse
y disculpe, se lo suplico, mi terrible impertinencia.


27 comentarios:

  1. Terminas con "terrible impertinencia" y mi cabeza hace clic y voy al título y no, era "espacial intemperancia", entonces leo de nuevo el poema y veo al señor aquel con un habano, Capitan Placenta, UN HABANO y no lo enciende y como que trato (y evito) de adivinarle sus intenciones pero no puedo porque tengo hambre, bueno, no puedo y me alejo por la avenida y de lejos alcanzo a mirarte y le hablas, Dios mío, le hablas y él te va a contestar y todo es una inmensa locura espacial, impertinente e intemperáncica.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Me pasó a mí lo mismo y lo he escrito yo...
      Intemperancia que achica los espacios de los versos de esta locura. Y más de cerca le hablo, sí, le hablo. Le quito el habano en la inercia del descaro, para mí, le digo, y después de la marea se me queda mirando con la mano en tenacilla, como si aún tuviese ahí su tabaco.
      Sales con tu sandwich a medias de detrás de la esquina.
      Un beso te doy.
      (P.D: Tengo incontables "Mail Failure" de uno norte. No sé si llegan los comments a pesar de eso. A saber dos puntos)

      Eliminar
  2. Sí que usted me haga tuya.

    Hubiera bastado sólo con esa frase, pero tu poema la supera, la mece, y convierte la impertinencia en un sentimiento de amor inmenso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mece, como nos hace todo lo que guarda pasión en algún bolsillo.
      Un beso, Aurora Nocte.

      Eliminar
  3. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    CAPITAN PLACENTA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE LABERINTO ROJO LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA …

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. Impertinencia dices, mi Capitán, pero si es un claro puntualizar.
    Pero claro, entra la impertinencia si el de la voz que vos dices trata de no hacerte tuya; mejor que se diluya bajo la lluvia y seque su esencia el sol de mediodía.

    Y es que me atrapa el poema, la dialéctica y el verso que resuena en este mundo mío extraño :)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un puntualizar en verdad...Has dicho bien.
      Soy un poco negativa con estas cosas. Imagino a todo el mundo con un spray de pimienta, supongo que de ahí tanta disculpa.
      Mundo tuyo extraño de músicas increíbles.
      Besos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Tremebundo: De lo que tremendamente vagabundo.
      Aunque la Rae diga otra cosa.

      Besos

      Eliminar
  6. qué maravilla has escrito y cómo lo he disfrutado. es una delicia de principio a fin pero esto:
    que desnude el usted con estos perros obedientes
    expatriados y ausentes de los huesos enterrados.
    joder¡¡¡ enhorabuena capitana. muchas, muchísimas felicidades.
    y también muchas gracias por citarme en el blog de Chus.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Gracias, David.
      Me alegro de que te llegue esa idea, no sabía muy bien cómo capturarla.
      Empiezo a saber de los años pero aún no pesan y tengo una hermana que no es hermana. Quería saborear un poco de eso.
      Un beso

      Eliminar
  7. A mí me escribe esto una señora y le rompo la cremallera a la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita, hipotéticamente hablando...
      Besos muy de usted.
      (Cuidado con la Osa Mayor, que es la única que me sé.)

      Eliminar
  8. YO DECLARO


    Verán que yo puedo ofrecer mi cuerpo
    con furia, sin miedo.
    Puedo hacer que mi aire
    salga cortado en trozos
    y mi sangre apresure sus rutas.
    Verán que puedo gozar mi piel con lentitud
    y ser La Alteza de mis formas.
    Mi vagina es, sin reservas, mi única brújula.
    Y no me importa lo que dicen,
    ofrezco mi carne con arrogancia.

    No es ningún tesoro mi entrepierna
    No es un trofeo mi sexo,
    es pan diario para el hambriento,
    bufet para todo huésped.
    En cualquier momento puedo dejar
    que los buitres coman de mi.
    No soy puerto exclusivo,
    ni paraíso oculto.
    Mi cuerpo pertenece a todos,
    bienvenido el lobo y el cordero.

    Voy y vuelvo por caminos
    que me son gratos y tortuosos,
    disfruto y padezco.
    Quién, sino yo misma,
    puede orientarme en este deambular
    de fiebres y agitaciones?
    Quién, sino yo,
    es la dueña de este llegar
    y desaparecer?

    Podrán reclamarme por mis dádivas
    y no me inmutaré.

    ResponderEliminar
  9. Hay algo más adorable que la intemperancia? Como no sea la fascinante impaciencia que atrae a los cuerpos celestes...

    ResponderEliminar
  10. Hola Capitán;

    Lo que más me atrae de tus trabajos(estuve el otro día leyendo varios de ellos pero calladita)es ese orden ilógico,todo lo que escribes me resulta muy así, tienes una escritura y pensamientos muy originales. Este poema en cuestión me parece un monólogo delirante, es genial.

    Me inscribo, con tu permiso.

    Saludos.

    Sete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Bienvenida, Sete!
      Gracias. Y no calles nunca si no es por un merecido silencio.
      Un saludo!

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias, también por pasarte por aquí a dejar tu mano en la pared.

      Eliminar
  12. Y así vamos respirando llenos de pasión y con ganas de comernos el mundo. Besos bella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, amiga, mucho.
      Si no es la pasión lo que lo mueve, no tendrían sentido las bocas y los dientes.
      Besos

      Eliminar
  13. Aplaudo la impertinencia, es más, la suscribo y la promociono.
    Que el mundo se llene de impertinencias y que todas sean satisfechas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Sí, llenemos este mundo de convencionalismos y buena oratoria de 'venazos asesinos'. Que Terremoto Crazy sea nuestro líder. ;)
    Un abrazo, leche.

    ResponderEliminar
  15. Cómo te interrumpes, la coma perfectamente sitiada, el orden de dramaturgia, el orden musical, de musical, las aliteraciones o directamente los juegos, los guiños de ojo, ese maldito discurrir que se me repite tanto en mis comentarios en este blog... esta técnica de que tantas cosas se podría decir es mejor leerla y -tópico que aquí es verdad- gozarla.

    Envíalo al contacto de Tacón, de la revista. ¿Te atreves? Por principio solo aparecemos nosotros (los seis que las hacemos) y algunas colaboraciones que nos entran a través del contacto y que nos parecen, no buenas, sino geniales (y eso no ha pasado aun). Aunque es gente de por aquí, que ha cogido la revista, y tú de Madrid y, por tanto, merengue..., deberías enviarlo y que los cuatro poetas se maravillen. Ellos también son madridistas... Sería muy buena la discusión de si publicas a alguien "extranjero" (risa). Tan bueno como leer tu comentario en La columna y no en la revista... ¿Por qué?

    Je, je, je. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja... A ver, por partes, como diría Jack.
    Últimamente apareces poco pero, vamos que, cuando apareces... Ay, qué entrañable la vieja exhibicionista de aires parisinos... ¿Qué es eso de merengue? ¡A mí con nata y leche condensada!¡Qué mariconada es esa!. ¿Extranjera? Mira, mira, ¿eh? Escribís en castellano, no me engañes.
    Bromas aparte, no sé, no me hago buena crítica, me atrevo porque no me va a doler y si me mandan a la hoguera en Badalona creo que no me enteraré. Cierto es que suelo confiar en tu criterio, por lo que sea... ;) Busco el correo, pues.
    Lo del comentario en La Columna yo creo que por no parecer muy groupie, intrusa, no sé. Te comentaré por allá, que intuyo que te agrada más la idea.
    Del resto, sorprendidas gracias. Provocar algo es más que suficiente.
    Un abrazo. Y que Tacón no decaiga, por el amor de algún dios.

    ResponderEliminar