sábado, 24 de noviembre de 2012

De la boca huidiza



No comprendo.
Se desliza de un espasmo
la serpiente glandulada.
...por decir algo.

Hilarismo emancillado,
pado, quería decir,
disfrazado, ¡descifrado,
maldición! Ya quisiera...

¿Ves,
que se me lengua la corta,
que se me exboca la cita
y no me fresa el nudor?

¿Cómo retuerces, no,
naces,
ideas kamikazes
en mis sabios sin labor?

¿Que para que no lo lotes
amoro de ausentos
sí y a la vez no, los presos,
desbesando la ecuación?

De pensarlo me fecundo.
Ruego que sirva el silencio
que, aunque le sigo al averno,
¡ay! no se lo puedo decir.

12 comentarios:

  1. Que el silencio sea tu voz que se desnuda. Y que él sepa entenderlo.

    Cállaselo pues con ternura.

    Un poema que quiebra. Quiebra. ¿Qué te voy a callar que vos no sepas?

    ResponderEliminar
  2. ¡Ahora tengo ganas de despalabrarme yo también!

    Gracias otra vez

    ResponderEliminar
  3. Da gusto leer esta clase de poesía, nada común, siempre fresca...


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Eres consciente de que torturas las palabras hasta abocarlas al orgasmo? Pobrecillas. La RAE no les haría esas cosas.

    Besos, capitán.

    ResponderEliminar
  5. Si la lengua se te corta no queda más que desmembrar una libélula para escribirle una maldición bella teñida de averno.
    Y será delicioso, tanto como jugar al enredo.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Calma, ten calma. En el salón estamos todos preparados. Tú entrarás con tu traje señorial. La familia: ahorcada.

    Capi, te saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta! me recuerda cuando se me traba la lengua y acaban cruzándose todo mis cables! :D

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. eres la costurera que remiendas descosidos con agujas encontradas por el pajar del tiempo.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Tratar con el amor tiene como efectos secundarios la dislexia y otras bellisimas consecuencias.
    Que por mucho tiempo se te trabe la lengua y se te enrede el sentimiento.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Ay Cortázar qué bien le ha hecho a este mundo.
    Y tú también, ¿eh?

    Un beso.

    ResponderEliminar


  11. AMÉN.Tu poema es, como otros tantos tuyos, un ejercicio de peripecia mental airosa.

    Un placer otra vez, Capitán. (jeje me hace gracia llamarte capitán)

    Saludos cariñosos.

    Sete

    ResponderEliminar