martes, 27 de noviembre de 2012

Como si nada



Cuando el albornoz sea una simple excusa
para que me quites algo más allá de la vida,
mata el ansia insoportable sin sugerencias.
Cuando conquistes mi garganta de banderas
y florezcas el oh perdido en un vientre,
oscila en el espacio de ese silencio ligado.
Cuando me provoques maldecir el reto
por absurdo combate de ilustres tuertos,
equiLibra el peso a ojo de mi cuerpo.
Cuando acostumbres a dormir en mis omóplatos
y tu vientre a la altura de otras montañas
cuando en los adentros nos paremos a encontrarnos
en las manchas de los ojos y se me olvide tu nombre
en la urgencia del suspiro (ahí),
haz como si nada.

Como si fueran a aparecer
los vecinos exaltados de excitados
nosotros como si desaparecidos.
Como si hundiéramos
los incendios bajo tierra
al ser posibles otros aires.
Como si la vida más lejana
se reuniese en cada surco
de huella, de tacto, de nuestras pieles.
Como si hubiéramos nacido ayer
y nada, nunca, jamás
hubiese nacido antes.
Como si cada una, cada letra,
fuese una gota cayendo
en estas lenguas hacia fuera.
Como si las voces se rompiesen
en orgasmos calmados, serenos, fértiles
y acabasen desbordando un suspiro lleno.
Como si feroz vertido, compuerta
de caudales bárbaros y severos
derramados de instintos perrunos.
Como si hubiéramos dormido
entre baldosas y sartenes
incluyéndonos en ambos.
Como si surgiese una cana hermosa
al reclamarnos la presencia
desde un balcón de entreplanta.
Haz, como si nada...

20 comentarios:

  1. ...

    cuando nada resulta en todo
    y desborda caudalosa la soledad.

    Me rompes.

    ResponderEliminar
  2. oh¡¡¡
    soltando amarras derramadas de instintos perrunos.
    bien, los paños de cocina están para ensuciarse...como si nada.
    me ha encantado.
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soltando amarras, David, soltando amarras...
      Grande abrazo

      Eliminar
  3. "Como si hubiéramos nacido ayer
    y nada, nunca, jamás
    hubiese nacido antes."

    Qué poderosa declaración de principios. El corazón, definitivamente, manda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, parece que de eso va la película. Manque me cueste a mí decir que soy de letras. jaja
      Besos

      Eliminar
  4. Como sí, como sí. Es necesaria esa perspectiva para seguir viviendo sin tanto tormento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Haz como si nada, me dijo una vez.
    Y yo no pude tras haber visto el peso de sus omóplatos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La realidad por un lado y la voluntad por otro.
    A ver quien gana, aunque ya te aviso que siempre gana la realidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es participar, que dicen por ahí.
      Un beso, Salvaje.

      Eliminar
  7. Lo haré! "Como si hundiéramos
    los incendios bajo tierra
    al ser posibles otros aires."

    VÉRTIGO, VÉRTIGO... me encanta! besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Nuestros maravillosos incendios...sin saber si es de noche o de día.

      Besos, maja

      Eliminar
  8. a nada de serlo todo!
    linda entrada! Me gusto tu espacio
    abrazo grande,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Karu!
      Tienes un huequito. Gracias por comentar.
      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Yo te leo y hago como si nada, fale? ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      E invitada, pues, a cotillearte.
      Un saludo!

      Eliminar