viernes, 5 de octubre de 2012

Terapia de desmierde Vol. II



He llegado a desconocer si he sido yo.
Gasto el tiempo haciendo ejercicios de memoria visual, algo parecido a ese supuesto tráiler previo al final del guión pero de intención constructiva. Irónico, cuando menos…
He dejado de saber en qué momento me convertí en esto, en este búnker de hormigón armado, montañas de conservas y ocho escasas baldosas a modo de espacio personal.
Llave abrelatas, llave tenedor.
Estoy cansada…
He visto seres humanos ejemplares destruir cosas bonitas… Herir un corazón de la manera más ruin… El egoísmo, el cinismo, la absoluta falta de consideración.
He servido a la carne y me he alimentado de ella: el ciclo de la vida vana. Cáncer silencioso de cuya quimio sé a priori que no funcionará. Cruel me creo si lo intento e inhumana me piensan si desisto.
Estamos locos si pretendemos pensar en algo más que en nosotros mismos. No he conocido a ningún héroe que se anuncie en Páginas Amarillas. Sería un autónomo gilipollas que no cobra el IVA…
Quiero olvidar lo que he perdonado, desprenderme de la sabiduría, las lecciones, la intuición… de cada desgraciado que tapó las piedras de mi camino. Desmadurar, acariciar los bordes de cada objeto: olerlos, morderlos…observar la fealdad del mundo como si se tratase de inmortalizarla con carbón y durezas. Abofetearla y sólo, sólo, llorar.
Dejar de hacer de las flores restas y de las proposiciones curvas inelásticas.
…y deshacerme de este puto dolor de muelas que me aliena hasta perder el nombre y late con más fuerza en cada uno de mis infiernos.

8 comentarios:

  1. A veces quiero arrancarme las muelas y los pelos, por innecesarios...también la estúpida sabiduría...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un manifiesto lleno de verdades y de mucha vida. Ánimo vendrán tiempos mejores y surcaremos mares más tranquilos, besos marineros mi capitana! :)

    ResponderEliminar
  3. A veces dan ganas hasta de abofetearlos y luego cantar un aria sobre sus estómagos, pero también nos lo harían a nosotras, como bien dices.

    Menos mal que nos quedan estas terapias del desmierde donde desquitarnos, mi Capitán.
    Y tu lo haces con arte.

    Besos de otra a punto de reventar


    ResponderEliminar
  4. Parece que el otoño no nos está sentando nada bien a ninguna de las dos. Arranquémonos las muelas salvajemente, así quizás nos aliviará el dolor.

    Un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
  5. Pues para mi después de leerte solo puedo decirte: Eres Dios!

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tu muela está en el tramo inelástico del bienestar, tus planteamientos van en la ruta lógica y el llanto, el llanto es como un enano que aspira a ser coyote.

    Un beso, Capi.

    ResponderEliminar
  7. Tú lo has dicho, y yo me sumo....Beso

    ResponderEliminar
  8. enhorabuena: y no por el dolor de muelas sino absolutamente por todo, pero sobretodo por ese " he servido a la carne (...)e inumana me piensan si desisto" porque me parece realmente maravilloso. podría rescatar más pero permíteme que me quede con este.
    saludos.

    ResponderEliminar