jueves, 11 de octubre de 2012

Nomen



Sinuoso clandestino,
súbito vivo de muerto,
feroz sanguíneo mezquino,
mordaz pertinente de tuerto.

Bífido tan que difuso
como intrépido el confuso
por el adusto pérfido,
banal indomable iluso.

Lóbrego crónico
o de donoso exiguo.
Trágico cuando afónico
o de ufano ambiguo.

Sardónico vacuo ladino,
abúlico enfermo raquítico
transido de áulico, anodino,
Maldito conspicuo mefítico.

Hermoso, el nombre...

14 comentarios:

  1. Se llama José.
    Y es uno de mis jefes, el que me quiere fuera.
    Hermoso nombre si, pese a todo, que le has descrito a la perfección.

    Me gusta tu poema.
    Porque me hace pensar en cada palabra que la uno al verso.
    Ingenioso y magistral.

    Besos mi Capitán, y dos abrazos, semejante poema lo merece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has recordado una canción de Mamá Ladilla: "Es menester que Esther cercene el pene de Pepe, ese pelele de jefe que cree que merece peerse en el vergel del edén." Podrías llamarte Esther perfectamente... ;)
      Yo dos besos así como las abuelillas, que hacen redobles.

      Eliminar
  2. Precioso y has demostrado un domino de la rima!!! ya te envidiarán muchos raperitos!! Besos guapa! ¿cómo se llamaba? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Algún día (lejano, por supuesto) colgaré algún intento fallido de canción hiphopera. ¡Festival del humor!
      No quise llamarlo, debe ser por eso...
      Besos! Tita CP representando

      Eliminar
  3. Ma cherie, qué fuerza arrolladora. Si es que el siglo de oro renace en tus labios. Joder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me salen calenturas de vez en cuando, no sé cómo interpretarlo después de esto...
      Besos, joder! ;)

      Eliminar
  4. antes en españa no se ponía el sol, o eso decían, ahora no se acerca a la tierra de los conejos ni por asomo. tu poema es atemporal y casa perfecto en cualquiera de las dos épocas.
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tierra de los conejos...
      Echo tanto de menos recibir una carta personal que cualquier época salvo ésta me valdría. Muchos me abofetearían por ello, y con razón.
      Besos

      Eliminar
  5. Qué te puedo decir, que flotamos en aguas monacales?
    Quee no conozco los nombres de los astronautas muertos?

    No, sólo puedo decirte que este poema tiene magia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los astronautas seguirán siéndolo cuando decidamos llamarlos farola, estén vivos o muertos.
      Lo sabrán quienes les lloran o leen.
      Gracias, Sarco.
      Besines!

      Eliminar
  6. Muy clásico, es cierto. Muy moderno, también lo es. Muy sutil, pero más claro. Nunca se han escupido adjetivos con perfecta rima consonante parecidos a estos.

    Un abrazo (el otro día escribí un poema. Ya lo verás. Ya).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, la sutileza...caricia auditiva.
      Gracias, Marc.
      Un abrazo. También de parte de Thomas Mann, parte de la culpa es suya.
      ¿Cuándo es ya?

      Eliminar
  7. Parece un clásico. Muy bueno. Y gracias por los ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que en estos tiempos somos más narrativos que descriptivos.
      Gracias a ti.
      Besines!

      Eliminar