martes, 30 de octubre de 2012

No digáis


No digáis que no os lo dije
cuando insistíais en el intento.
No digáis que no advertí
que el fracaso os nublaría la sed
y os pintaría las espaldas de desiertos.
Que la naturaleza os ladraría
y las entrañas fruncirían vuestros ceños.
No digáis que no os referí mis náuseas
u os di cuenta de mis daños y pesares
a fin de una balanza de heridas y premios.
Decid, sin embargo,
que no os asomé a lo alto de esta causa
dibujando los mejores soles vistos.
Que jamás le puse nombre
al mejor ser humano que he sido.
Porque no os conté que es sólo eso,
lo que sale de nosotros.
Ni gritasteis cuando no os dije
que vive y muere cuando nace.
Ni me visteis cerrar los ojos
recordando los encuentros
de otras vidas antiguas conservadas.
No lo digáis, desistid de ello,
pues nada os conté ni os traje
que no haya olvidado hoy
o pueda llorar mañana.

6 comentarios:

  1. Todo lo dicho, olvidado, y todo lo por decir, mejor callarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. o este poema es muy íntimo o soy un estúpido que no se entera de nada. seguramente las dos cosas.
    besos.

    ResponderEliminar
  3. Es un poema para representarlo a lo grande y trágico: arriba de una mesa, túnica enseñando un pecho (o teta, elige), fondo negro y luz amarilla demacrando facciones.
    Y a decirlo alto y firme.
    Total, quedará la evidencia de que ni escucharon, ni entendieron, ni quien dijo dice ni nada.
    Y ahí vamos a la esencia del maldito por eones.

    Genial!!!

    Te beso

    ResponderEliminar
  4. Por favor, te quiero ya en libro! es de los mejorcitos que (te) he leído. :o

    ResponderEliminar
  5. No lo haremos... me encantan las fuerzas de tus palabras. Besos capitana!!!

    ResponderEliminar