martes, 25 de septiembre de 2012

Palabra y/o amor

El amor es sólo palabra...
Y la palabra humana, finita,
en la boca ligera de carne
y pasiones vendidas en sótanos ciegos.
Y tan ingenuo...
Porque quiénes sino estos
creen que no es sólo tal cosa.
Cosas, palabras y cosas...
Invento grato, añado,
de los héroes despiadados,
dueños de regimientos dispersos
e inmersos en sumas libres.
Una suerte de fonemas
gritados a una melena
que se aleja dejando a medias
los dramas escritos.
La palabra en los labios...
El sexo pronunciado
en oídos saciados de ondas,
de curvas que el silencio brinda
a su mejor dama.
La palabra acariciada en el tirante...
y luego la espalda...
La palabra que revela
dónde hallar la retaguardia.
Sutil, sencilla...
como dos clavículas,
como la presa inundada
que desciende entra la pérdida
del razocinio,
y las llaves y los calzoncillos...
Y allí hállome perdido,
más allá de sus tobillos,
en el inútil esfuerzo
de en el vientre del averno
recordar estancia.
Letras malvadas...
Unión de cabellos y pecas,
del cálculo frío del síntoma
y la enfermedad febril que conlleva...
Sólo el amor es palabra...

25 comentarios:

  1. (Tal vez sea el tren,
    que invita al romanticismo...)

    ResponderEliminar
  2. Sólo amor es palabra, una mueca del corazón enaltecido, amor que viaja adentro de los colores y baja a nuestro pecho para decirnos que el dolor también es su palabra.

    Bs Capi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el dolor también es un fiel mensajero...
      Agradecida por tus comentarios, Sarco.
      Besos

      Eliminar
  3. Tus ausencias son crueles. Aunque luego vienes con estas cosas y, claro, se te perdona todo.

    La palabra es también veneno no exento de ternura, insinuación que anuncia fiebre y tormenta.

    Me encanta, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Si es que eres demasiado benévolo, el perdón está infravalorado. ;)
      El veneno viene de sus dueños, que las convierten en misiles y bayonetas que adornan su boca con armas blancas. U otras que nos aniquilan con la misma eficacia.
      Gracias, Juan.

      Eliminar
  4. Precioso y frágil. Palabras, palabras... y aire, aire... Amor tan sutil y fluvial alimenta nuestras almas...

    Besos bella capitana inspiradora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sería de la ópera sin soprano...
      Besos a ti, cantarina indomable!

      Eliminar
  5. SIEMPRE MALDITO Y BENDITO EL AMOR. UN GUSTO VISITAR SU ESPACIO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Por suerte el sexo es lo innombrable, Capitán...

    ResponderEliminar
  7. Yo no me atrevo a definirlo.
    Eso si, constato que no dura mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff...Ahora es cuando te digo "no, hombre, no...", ¿verdad?
      Saludos, pero no tan oscuros.

      Eliminar
  8. por la mañana temprano, cuando sale el sol en la cumbre...

    saludos capitán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No es teta sino ubre?
      Besos, pelofuego
      P.D: Eso qué es, ¿nuestro futuro logo corporativo? ;)

      Eliminar
  9. continúa siendo un lujo leerte y la forma en que cierras tus poemas una puta obra de arte.
    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Oye, no te pases, ¿eh? Que te respeto porque llevas aquí más que yo... Gracias, David.
      Ah, lo de "la muerte en postura de perra"...joder, ni guiño ni puerto ni leches!!. (Me dejas manca cada vez que escribes, has de entender...:))
      Besos! y perdón si me columpio.

      Eliminar
  10. Y un mes despues volvio a publicar. Keep on fighting~~!

    ResponderEliminar
  11. Es una palabra.
    Pero cuando te deja sin palabras es cuando de verdad hay un espacio al borde del precipicio.
    Da igual lo que dure.

    Capitán, te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Puntos suspensivos y suspendidos nosotros, que así quedamos.
    Otro para ti, maja.

    ResponderEliminar
  13. Y nosotros somos los más culpables por querer ponerle nombres concisos a todos.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Nunca dejaremos de usar las manos aunque nos las corten...

    SAludos!

    ResponderEliminar