domingo, 26 de agosto de 2012

En clave de ascii


Seres no humanos,
mecanismos andróginos,
autómatas desterrados
de otro polvo que no es este.
Clavos unidos,
amantes férreos,
consolidación de la  tecno sin cracia
y sin gracia ataviados
de sogas lúcidas y huesos externos.
Habitantes viandantes de la ecuación
resuelta en el nervio frío de color verde.
Conocedores de la gravedad, y no,
de dos masas suicidas celeradas
más por ceros que por unos.
Latidos de placa base,
ironía de inoxidables.
Resistencias de otra cosa
que no es orina ni llanto.
Cromosomas cromados,
resonancia inquieta
en las camillas del auxilio
y de los órganos capados.

Capados…

Que me corten las manos
si algún día descubro
que dejé de usarlas…



11 comentarios:

  1. He entrado a tu pueblo, me dicen que tu casa es esa que tiene un jardín de calaveras. No me atrevo a tocar el timbre (no hay timbre). Creo iré a tomarme algo al bar del frente.

    ResponderEliminar
  2. Capitán, los cromosomas cromados, así estoy desde la madrugada, que no se me pasa el vino y luna!!!

    Me voy con Sarco al bar, pero te dejo un abrazo y de paso te digo que este poema me desconcierta pero me resuena dentro.

    Ah, y un beso, toma *

    ResponderEliminar
  3. Impresionante el último verso... que nunca quiebre tu poesía y esa fuerza interior :)

    ResponderEliminar
  4. con latidos de placa base ya me has atrapado fuerte del cuello pero con el último verso...joder.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Me han encantado eso de: latidos de placa base...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Brutalidad en el verso final: imperativa, insultante, traicionera, hay una novela entera en esos tres últimos versos, incluso el título de una de ellas.

    Después de tanto tiempo (como les ocurrió a la familia Panero), este poema me parece de nuevo de lo mejor. Ahora, además, que estoy leyendo a Philip K. Dick, lo relaciono mucho. Celebro la humanidad trágica de tu vocabulario maquinal, futurista, maldito... Sin tanto pedantería, sin tantos conceptos extraños: son estos los poemas que me siguen acercando a la poesía actual.

    Un abrazo, Núria.

    ResponderEliminar
  7. olé, viva lo artesano, lo humano, el error. El poema arde, saludos, me encantó nuevamente

    ResponderEliminar