jueves, 12 de julio de 2012

La realidad supera a la ficción y le hace un calvo desde la línea de meta


Hoy abro un largo y denso paréntesis para contar algo. No hay rima, ni métrica ni estilo, es sólo una historia.

Título: "Aventuras en un lugar llamado Whatsapp".
Actor principal: "Kesito"
Sinopsis: Un supuesto ser humano tira una moneda al aire y decide que es buena idea preguntarme sobre el alquiler por el mencionado medio.
Guión: "Hablo yo con tus padres" "Es que no me llevo bien con los otros chicos" "Eso me suena a olvídate" "Pero si soy normal"
Créditos: Patrocinado por Whatsapp y mi paciencia/humor.
A las 11:00 me llega un aviso de Whatsapp. Parece ser que cuando te aparece el “bocadillo azul” sin desbloquear el móvil aparece el nombre del usuario. ‘Kesito’ en este caso.
Ponía lo siguiente:
Kesito: Toc Toc Toc
Mi intuición me lleva a creer que es algún amigo, muy ocioso al parecer, que tiene ganas de risa fácil para empezar bien el día.
Abro el mensaje. Ahora sólo me aparece el número. Aumenta mi curiosidad y mi famosa cara de “estoy analizándote como sujeto con cerebro y lo mismo me estoy precipitando”.
Iphone de Lola (sí, lo sé, pero no es Kesito, ¡joder!): ¿?
Kesito: Te pillo ocupada?
Yo (que os reís de mí): Pues, hombre, sí (para el whatsapp siempre es sí), pero vamos, que si es algo breve…  (Sigo con mi cara de expectación)
Kesito: Te escribo en relaccion a la habitacion, soy Fulanito (entiéndase nombre digno y respetable y que si transcribo literalmente, Word estalla).
Yo: Entiendo por Fulanito que eres un hombre. Verás, como ya sabes (porque sabes leer), sólo acepto chicas en el piso. No me dejan coger chicos.
Kesito: Quien! (Puajajajaja…Aquí,  como me estoy descojonando, dejo que siga desarrollando)
Kesito: Jo, es que me encanta! Es que no me llevo bien con los otros chicos. (Lástima que no añadiese puntos suspensivos, habría sido maravilloso)
De quién depende?
Kesito: Que soy normal eh?
Yo: (Ojo, que empieza el festival del humor) De los dueños, mis padres. Si hay cambios te lo haré saber.
Kesito: Podría hablar con ellos. (Les mandará un whatsapp, quiere decir)
Yo: No son muy flexibles
Kesito: Tampoco te dejan al novio?
Yo: Bueno, Fulanito, un placer (a modo de ‘¿de qué narices me estás hablando?’)
Kesito: Como dije si quieres hablo con tus padres
Yo: Jaja! No hace falta, ya les cuento yo (si eso). Igualmente, que tengas suerte.
Sr. Cansino: Huyyyy. Esa frase me sonó a olvídate. (Hoy es martes, Fulanito)
Y aquí recapitulo para que lo entienda, añado un ‘lo siento’ y 'Bye'.
Después de tres intentos consigo que deje de escribirme. Aparte de que maldije Whatsapp un largo rato e hice una intensa labor de entendimiento para con este ser humano, no logré hacer el clic de aprobación.  ¿Se puede saber qué es lo que pasa? ¿Por qué me escribe como si fuésemos amigos? ¿Por qué no me llama o escribe un correo? ¿Cambiarse el nombre de usuario tal vez? Kesito, es que hay que joderse…
Y cuando ya creía que el reparto estaba cerrado:
Dos semanas después, hoy, me pasa algo parecido. La cosa promete. Primero me llama por Skype, lo cojo y no obtengo respuesta. Al momento me llega un aviso de Whatsapp. Una tal Fulanita me escribe diciéndome que tiene mi número en su móvil y no sabe quién soy. Me dice que le de pistas (eeeh, a ver…). Le digo que es posible que tenga mi número por un anuncio de alquiler de habitación.
Resulta que es amiga de Fulanito (manos a la cabeza modo ON), me pregunta si le he alquilado el piso y SI SÉ ALGO DE ÉL. Que está intentando encontrarlo pero no sabe dónde está. Que si sé algo que se lo diga (ojo que todavía me toca llamar al 112 preguntando por Kesito).
A ver, Fulanita, me preguntó por el alquiler y ya. No le he alquilado la habitación. Que tengas suerte. Bye.
Diez minutos más tarde me vuelve a escribir.
-Me surge una duda pero…cómo supiste mi nombre? (Sherlock, esto es por tu culpa)
Se lo explico a regañadientes para que no se me ponga paranoica y piense que tengo a Kesito escondido en el armario empotrado (empotrado, bella palabra).
Después he salido al estanco. Pensaba si comprar tabaco de liar e ir probando. Dos individuos iban delante de mí obstaculizando el paso, paseaban un perro e iban abrazados. Vestían muy “kinkiyonquis”. Los colores, los brazos huesudos me mandaban esa señal.
De repente se paran, a un señor mayor se le había caído lo que parecía una tarjeta de descuento. El “kinkiyonki” avisa al anciano y éste le mira con ojos de indefensión y agradecimiento.
Testigo de este hecho, decido lavarme mentalmente la boca, por no decir prejuicios, con jabón mientras seguimos andando. A veces confío demasiado en ese sexto sentido de buena estadística.
Él la mira sonriente. La abraza y le dice:
-Anda, que si llega a ser un billete de 10 euros, ¡sí se lo iba a decir! ¡ja ja ja! Hago ¡plas! –da un pisotón con el pie- y de ahí no se escapa, ¿eh , cari?
Y tan felices.
Al volver a casa he bajado las persianas, silenciado el móvil y me he puesto a liar cigarrillos.
¿Conclusión? Ni me atrevo.

17 comentarios:

  1. Y me quejo yo...
    Si nos juntamos una semana dejamos el metro cuadrado de kesitos en el guinness, fijo.
    Y sobre los kikiyonkis, ni te digo, conozco unos cuantos por aquí y se la pasan dando zapatazos a lo que sea.
    No, tampoco me atrevo yo a sacar conclusiones...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues en lugar de salir a quemar contenedores podríamos ir cazando Kinkiyonkis y Kesitos, no te parece? Lo mismo hasta nos daban subvención, jajaj...
      Un beso!

      Eliminar
  2. Por dioooooooo...con razón alguien me dice de wasapear y yo me resisto, que ya paso de kesitos y kesitas...Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff, haces bien. O acabarás escribiendo 'me fustan los ninos' en lugar de 'me gustan los niños' y se acabarán las llamadas desesperadas en la madrugada (con lo que molan).
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. La gente está fatal.. el tal kesito y luego su amiga suena todo muy raro ¿no sería el mismo? xD Me has recordado a una amiga mía que este curso tuvo que compartir piso con "la parejita feliz", les llamabamos así ironicamente xD Él era un guilipollas que iba en plan "estoy bueno y salido" pero no esta bueno, era un payaso xD y ella era una paranoica que se pensaba mis españa y se ponia flores en la cabeza xD

    Un beso y esperemos q no te molesten más. Besosssss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Lo pensé, lo pensé, pero no porque no me preguntó nada relacionado con el piso. Gente analizablemente extraña, sin más.
      Parejita feliz, los Beckham de Puente Genil, sí, sé quién dices... Otro caprichoso ejemplar de la naturaleza. Muy hombres, mujeres, biceps y berzas.
      (Habría sido épico si hubiesen sido floreros lo que se ponía)
      Un beso de que Dios te oiga! xD...

      Eliminar
  4. Yo me desmarco. Trabajo en el estanco de la vuelta y vendo marihuana a los amigos. Alquilo una pieza donde un chino. Me duele la vida. Me duele la risa. Pero sigo.

    Un beso, capitán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que te desmarcas (iba a poner descarmas, que pensándolo bien y visto lo visto, tampoco sería un error más allá de la ortografía)
      ¿Aceptas tarjeta? :)
      Un beso!

      Eliminar
  5. Mejor que ni te atrevas y siempre hay que mirar detrás de las puertas.
    Genial relato, me ha encantado tu estilo. Vengo desde Verónica C y me topé con tu nombre. El viaje desde Dinamarca no ha sido en vano.

    Saludos muy cordiales desde una Copenhage paseándose desnuda por las playas del mar Báltico,

    Ian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Ian!
      Un encanto de camino el que has seguido para hallarme. Muchas gracias por leerme y pararte a escribir algo.
      Pasearse desnuda siempre fue un placer.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Yo el móvil lo llevo como algo accesorio, no me consigue enganchar. Solo lo utilizo para decir ¡¡JAU!!, y si el que llama no es de mi colección, lo envío rápido a tomar por donde amargan los pepinos. ¿Que narices es eso del "Whatsapp"?, me suena a anuncio chorra de hace unos años... Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por donde amargan los pepinos, dice...jajaj!
      Ya, a mí me pasa lo mismo, me saturo enseguida.
      Al final nos pasaremos al Motorola ladrillo y lo usaremos como arma arrojadiza a modo de toque. Y nos llamaremos modernos o nos tacharán de locos nostálgicos. A saber.
      Saludos!

      Eliminar
  7. So nicely.

    No es que desconfíe, que diría el gran cantante, es que no me fío de los instrumentos del mal (Facebook, Tuichers and others what's up, man). ¿Dónde están aquellas preciosas correspondencias wildeanas y retóricas y profundamente sinceras?

    La conclusión es plural: salidismo e ignorancia. Quesito... En mi clase había un chico cuya madre le llamaba así: Quesito. No sé por qué se le quedó el apodo de Kisa y, de allí, se empezó a decir que el chaval era gay. No lo entiendo, pero era gracioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Kisa? Qué infancia más dura... Es curioso cómo asociamos a veces.
      Echo muchísimo de menos recibir correspondencia como antaño. Cartas de amigas, amigos, intentos de amantes... Las postales aún sobreviven, será por lo breve.
      Yo sigo mandándolas en un sutil intento de ser correspondida, con la dirección bien clarita y puntos suspensivos como poros de folios y folios. Aiss...nos equivocamos de época, con lo que me gustan los vestidos negros de institutriz, de días grises y románticos... Una pena, en resumen.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. ¡Jane Eyre! El otro día estuve en la tumba de Cela y, por eso lo digo, en casa de Rosalía de Castro, que me recuerda a Emily Dickinson (un poco), y esos trajes negros a lo Brönte le pegan.

      Eliminar
  8. LLevo tiempo sin poder pasarme a saludar a los amigo, pero ya estoy por aquí de nuevo disfrutando de tus cosillas. Siempre un placer.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Ahora soy yo la que ando sin tiempo ni lugar en que parar a escucharme y leer. Volveré con lecturas pendientes, que no quiero perderme nada.
      El placer es mío por encontrarme con gente con quien compartir y de quien recibir ESTO. Es así.
      Un abrazo y mil sonrisas!

      Eliminar