martes, 3 de julio de 2012

Guerra de pronombres

A un yo de mí que sin mi late y duerme,
un batallón de tanques y avionetas,
derrotar con el pase de cornetas,
podrían si gustasen protegerme.

Qué busca ese rey sino ofenderme,
burlar el cañón de las torretas.
Libres de galgos, de berettas.
Trincheras quisiera majano inerme.

Y en la reflexiva lucha entre tuertos
me corto su brazo buscando aciertos
detrás del cargador de los villanos.

Transcurrido el eclipse de las manos,
vientre de pólvora, restos suicidas,
perdigones fecundados de druidas.

12 comentarios:

  1. No sé por qué, de cortina me sonaba The empty world de The Cure...se veía delirante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, qué grande! Me gusta mucho The Cure (algo abandonado ahora). Me la he puesto y lo he vuelto a leer para captar la idea. Pues sí, pues sí...perfecta combinación. ;)

      Eliminar
  2. Los pronombres te obedecen como canes sumisos. Eres la hostia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, podríamos poner de moda sacarlos a pasear con monos de cuerazo y decir que somos indies de la etapa oscura. Total, gracias, muchas, por el atributo, Juan. El intento de ello es ya muy gratificante. :)
      Besos grandes!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. un río de stracciatella chorrea por mi antebrazo. hay una cortina blanca que impulsada por la brisa tardía danza al compás de los versos arrojando sobre los adoquines de la plaza aromas de claveles rojos.
    cierro los ojos y respiro.
    felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy de puntillas. Aprovecho ahora que no me ves. ¡Yujuu!¡Me lo quedo para mí! De principio a fin :)
      Gracias, pues.
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. El primer verso del soneto es fatalmente brillante, con la primera estrofa sobran los endecasílabos terciados, con el soneto entero sobra cualquier autorretrato pronominal y, lo más importante, tiene un toque izquierdista casi nostálgico. Esto último lo digo por la sutil, sin ironía, reminiscencia que producen palabras como corneta, torreta y beretta (que, por cierto, ¿beretta?, ¿Beretta?) a Mr. Sabina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marc.
      Es cierto, tiene el toque. Al menos revolucionario. Con ironía, con ironía, jajaja...
      En verdad a Sabina lo tengo en pendientes de escuchar con atención, cuando lo he hecho me ha encantado. Acabaré comprándome el libro de letras para ponerle el tick de una vez.
      Beretta, la marca de armas. ¿Te refieres a eso?

      Eliminar
  6. Muy "Los caballeros de la mesa cuadrada". Ha sido imposible leerte sin imaginarme hombres medievales luchando por su reino. El respiro del final es magnífico, me quedo en paz.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Bien,bien, me alegra que la visualización haya sido intensa. Medievales sentimientos, ciertamente.
      Besos! Gracias siempre por tus comentarios que tanta ilusión me hacen, que hace tiempo que no te lo digo.

      Eliminar
  7. Que bonito!!! Un placer inmenso conocer tu blog y si me lo permites me quedo, Muchas bendiciones y gracias por compartir,

    ResponderEliminar