miércoles, 18 de julio de 2012

Con dos vueltas

En el verde de tus sostenes,
en el rojo, en el magenta,
en el olor de tu estancia,
en el tacto de tu paso.

En los días amarillentos
de las reflexiones empalmadas,
en los inviernos,
en los lienzos.

En mi rastro en tu rostro,
en la luz tenue,
en la brisa de mi ventana
a tu cocina,
en los volúmenes.

En los pies en el techo,
las camas de suelo...

En tu manera de pedirme
o sugerirme
qué quiero.

De la soledad,
del reino,
de mis pasiones,
del arte,
de los besos.

De lo que soy en ti,
querido,
pequeño
y acogedor piso
de sesenta metros cuadrados.

11 comentarios:

  1. Si las paredes hablasen...
    Muy bueno!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff... Esta vez ya sangraban y hubo que pintarlas para que las heridas no delatasen el recuerdo. (Me hago fan de tu avatar)
      Besines!

      Eliminar
  2. En estos días, semanas, reiniciar la andadura me lleva,sin remedio, a dejar parte de mi equipaje en la ciudad momentáneamente. Sólo he cargado el cuerpo y los impulsos primarios. He de reducir mi dosis de Vitamina C porque aquí andan escasos de cosa tan necesaria.
    Lo que está claro es que el fumador, cuando vuelve, sigue fumándose los mismos cigarrillos.
    Un abrazo, duendecillos!

    ResponderEliminar
  3. "No pierdas de vista la esencia que tu indiferencia nos quiso robar; te busco en el color magenta que tu indeferencia borró al pasar", de Bushido, me ha recordado, claro, por lo de en el magenta. Nada más.

    Gozo con los matices de tus poemas presentes, sus tropos, sus aliteraciones, sus digresiones, el piso de sesenta metros cuadrados, el romanticismo, la frialdad; mejor titularlo Otra vuelta de tuerca, en original.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El mío tiene 40 metros cuadrados y fumo afuera para no intoxicar a mi gato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y se agradecen, porque al menos son un reino donde uno gobierna y se siente bien por tener un techo y unas paredes.
    Como aquellos que tiene trabajo en su máxima explotación.

    Disfrútalo, mi capitán :)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Porque la cueva privada, donde uno come, caga y duerme... y a veces incluso ama, o fantasea, es una extensión más de nuestra alma y dice mucho de quien somos... Allí verdaderamente somos... en la calle solo somos actores... Me gustó este poema. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. En tantos sitios y en tan pocos metros...
    La claustrofobia del presente que hace agujeros en las paredes. Muy bueno!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Pequeño y en el que caben palabras infinitas como las tuyas.

    ResponderEliminar
  9. Sesenta metros cuadrados pueden ser un palacio o una cárcel.
    De ti depende.

    ResponderEliminar
  10. A mi es que m'has enamorat amb aquest escrit.

    ResponderEliminar