sábado, 9 de junio de 2012

Suspensión estática

Experimentando me encuentro, la soledad, a mí misma. 
Buceando me aíslo, por mis entrañas, de lo hermoso. 
Huyendo pronto me hallo, de la oscuridad, en la cima. 
Montones de nada y migajas de todo.  


Recorriendo después suspiro, los ‘y si’, los deshechos. 
Apuñalando cuando saben, madrugadas, a cilicios. 
Ahogando voy cerrando, amaneceres, los resquicios 
De las espadas que atraviesan, de la ventana, mi pecho.   


Mantel de calendarios, anfitrión de mis ausencias, 
Bendice mis llagas al sentarse a la mesa 
Y reparte las palomas que guardaba en la chistera.   


Fango de manto, mancilladero de divagantes, 
Abandona los bocetos de estos huesos atonales 
Y cubre las viudas grises de mis sueños hilarantes.  

16 comentarios:

  1. "Montones de nada y migajas de todo." Precioso :)
    Recuerda que las cenizas se las llevará el aire... besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quedarán los sueños! Que lo cubran todo! :)
      Gracias, maja! Besines!

      Eliminar
  2. Jamás me habría imaginado que pudiera haber viudas grises en ese tipo de sueños. A ver si esta noche me fijo y veo alguna.
    Muy bueno! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he comido una a entre 'cubre' y 'las viudas', me da a mí, jajaj...Pero sí, en los sueños cabe todo, hasta los fantasmas. Un besín!!

      Eliminar
  3. Poesía introspectiva... abstracta... ¿con un tufillo anti religioso,tal vez?... Si las viudas grises son monjas, no tienen nada de hilarantes... ¿Saludos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que manía tenéis todos de poner las puñeteras letricas misteriosas a la hora de comentar...¡Socorro!

      Eliminar
    2. Cómo que saludos?! Jumm...
      Con las viudas me refería a las cenizas, pero lo de las monjas tiene mucha más gracia, jaja... Perdona lo del filtro ese, es la opción predeterminada, ya lo he cambiado. ;) Saludos, Padre!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Feliz lunes! (lo que queda de él)
      Me ha gustado tu "derribo personal de lo peor y mejor de cada casa". Ahí solía tocar el yembé...
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Un soneto atonal. Fascinante. Me temo que tus textos son adictivos. Demasiado tarde. (Deberías poner una seria advertencia en tu blog, justo al lado del botoncito del follow.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un círculo vicioso de la adicción, pecamos todos. Todos estamos malditos. Gracias, Juan. También por el consejo,xD...Un beso!

      Eliminar
  6. Qué poesía mas tristemente bella, me quedo con la frase "Montones de nada y migajas de todo."
    Supongo que eso resume todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la alegría suele traer sus propios adornos...
      Un beso!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Extraño soneto. Sobre todo porque nunca creí que me reconciliaría con los poemas que tuvieran más de dos gerundios: es lúcido y brillante, sobre todo la segunda parte de la segunda estrofa.

    Ahogando voy cerrando, amaneceres, los resquicios
    De las espadas que atraviesan, de la ventana, mi pecho.

    Debería considerarse, como poco, un A+++ en la escala de lo terriblemente bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu reconciliación si es así. :)
      Sí,esa parte es la que más me gusta cómo ha quedado. Aunque tal vez haya abusado un poco del 'hipérbaton', me resultó divertido quitarle hierro al asunto así.
      Gracias por la nota, profe! (En algún venazo debí cogerla de optativa) Un abrazo!

      Eliminar