domingo, 17 de junio de 2012

Progresa Adecuadamente


Que qué es el amor... El amor... Si hoy me preguntasen tal cosa negaría rotundamente cualquier cercanía o conocimiento del término...nunca me atreví a calificarme de experto. Tal vez alumno perpetuo y repetidor constante de tan complicada materia, asignatura troncal, por supuesto.
Pero tampoco me consta tal hecho si no es por un par de calificaciones basadas en la manía siempre infundada y un diploma de asistencia a seminarios de duración variable a la par que caprichosa.
El amor de padres es familiar, es sereno, es cálido. Es un río con una noria que siempre gira y un agua que siempre fluye. El olor a castañas asadas, a suavizante de madre y potaje de abuela. Es compartir las faldas de la mesa y grandes preguntas con respuestas sencillas. Ese es otro amor, sin calificaciones ni elecciones.
Es puro...o no es.
Pero el pasional...hace que las leyes de la naturaleza sonrían desafiantes, que la ciencia se convierta en mera suposición. El que todo lo mueve y todo lo destruye. 
Es el grito y los puzzles de porcelana con forma de plato, los botones rotos y el maquillaje corrido.
Las miradas furtivas e inquisidoras sin traducción escrita posible. Nuestra mejor venta, nuestro mejor yo.
El que no tiene ojeras ni mal despertar ni un pijama de franela o una mala digestión. Errónea estrategia.
Tan frágil y etéreo como los suspiros que lo acompasan. El bajista de un blues que sólo a veces se atreve a ser solista.
Este otro amor no tiene llaves, ni papeles, ni sangre. Sin embargo, inventamos candados, oficialidades y órganos culpables. Sentimiento discrecional del que algunos pretenden hacer derecho.
Estamos perdidos si pretendemos guardarlo en conserva...
Las alas están hechas para volar y el amor es. Lo demás es un pato disecado o una telenovela cutre donde el blanqueamiento dental suple a la imaginación. O a mí me lo parece...


(De qué me sirven cien amantes que no tengan los pies fríos...)

11 comentarios:

  1. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Más que bonito discurrir prosaico. Más que cierto cientos de las palabras que aquí aparecen. Oraciones rescatables hasta al aforismo. Progresa muy adecuadamente, ¿no?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Depende de las épocas el amor significa una cosa u otra. Yo hubo una época que pensé que el amor lo había inventado el Corte Inglés, hoy en día pienso que el amor real es imperfecto y eso lo hace genial. Preciosa tu reflexión, Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena vibra me das siempre, amiga... Un beso!!

      Eliminar
  4. El amor es el amor, por si solo, sin más.
    Va a su bola, no entiende de razones, se da y nada espera.
    Luego venimos con la mente y ponemos etiquetas, clasificamos y nombramos.

    Abrazos

    (Pies fríos... Corazón caliente, dicen)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esencial eso de que se da y nada espera.
      Hay quien necesita etiquetas para que su mundo parezca ordenado. Con lo bonitas que son las historias que no las tienen... Corazón caliente, siempre. Un abrazo, Verónica!

      Eliminar
  5. el amor...esa cosa que dicen brota del corazón...o de la mente, o quizás de la entrepierna....o esa cosa que hoy por hoy brilla por au ausencia???? me gusta tu blog amiga...saludos amorosos.

    ResponderEliminar
  6. Soy de las que creen que "el poder está en la mente", así que me quedo con el que nace de la mente y acaba en la entrepierna...
    Bienvenido!! Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado, sinceramente. Quiero pensar que el amor (y el desamor) mueven nuestro mundo (nuestra vida mundana, vamos).

    Por cierto eso de 'pies fríos corazón caliente' es verídico. Sufro en carnes propias.

    ResponderEliminar