martes, 5 de junio de 2012

Período de cuarentena

Persianas bajadas, muro de mi exilio,
delgadas insignias del acertijo,
pasatiempo etéreo que vuelve al prefijo,
techo explorable hasta el codicilio.


Silencios ensordecidos y febriles
por los caminos abiertos en mi caverna,
obsesión de incontables guerras internas,
centinelas de fuego de los candiles.


Telarañas sintéticas forman mi manto,
que aguanto, que piso, que lloro y arrastro
que ahoga los brotes en el padrastro, 
exterminio de mis pies acompasando.


Sesenta resignaciones casi inconscientes se me acumulan,
escarnio constante de mi alma, los cantares,
que bailan entre mis ratos...silbidos juglares.
¡Malditas indeseables, aquéllas, que siempre alumbran!

10 comentarios:

  1. ¡La peste, que viene la peste, o al apocalipsis!

    Muy certera cuarentena. Adoro el final, el último verso; esa exclamación desesperada. Sean, pues, maldichas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he acordado de ti cuando he escrito lo de 'codicilio' (codicilo catalán), sí, por una larga sucesión de ideas...
      Siempre que tengo ocasión maldigo cosas, suena siempre tan...teatral, sobre todo cuando la entonación es exagerada, que es una pena desaprovechar ese amago de cinismo divertido. Muy fan.
      Un brazo!

      Eliminar
    2. Lector apacible y bucólico, sobrio e inocente hombre de bien, arroja este libro
      saturniano, orgiástico y melancólico.
      Si no has estudiado tu retórica con Satán, el astuto decano, ¡arrójalo!
      No comprenderás nada de él, o me creerás histérico.
      Pero si, sin dejarte hechizar, tu pupila sabe sumergirse en los abismos,
      léeme, para aprender a amarme; alma curiosa que sufres y andas en busca de tu paraíso
      ¡compadéceme! Si no, ¡yo te maldigo!

      Eliminar
    3. ;)Touché. Tremendo este Señor. Así, sin más. (Estoy pensando en el hecho de que te lo sepas de memoria ¬¬...¡Basta ya, artículos de la LGT, voy a LEER!) Me has dado hambre de paraíso. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Letanías del aislamiento de las que surge vida (y esperanza).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo sabes...Odio y adoro a partes iguales cada uno de esos paréntesis. Muy necesarios. Besos!

      Eliminar
  3. Me encanta el ritmo del poema. Es como un ciclo que no para, espero que te baje la fiebre, pero bueno con este calor (al menos donde vivo) mejor tener las persianas bajadas y disfrutar de la oscuridad y si es una oscuridad acompañada de besos mejor ;) ¡un abrazo, me encantan tus versos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maja!! Un día desperté con un armario bloqueando la puerta de mi cuarto. Así es la fiebre, jaja! No hay besos pero no importa, tengo los libros y vuestros blogs acompañándome!
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Este poema tiene un ritmo y una rima absolutamente febriles. Es absolutamente apto para leer de noche y con Massive Attack de fondo, te lo recomiendo!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)Gracias por tu comentario y la recomendación, Amanecer! En verdad no lo tengo muy trillado, tiendo a Portishead siempre, aunque sospecho que coincidiríamos bastante en "grupos fecundadores"(he adoptado el término). Besos! Suena Karmacoma!

      Eliminar