miércoles, 20 de junio de 2012

"Le estorba lo negro"





Es difícil saber dónde está el principio, el origen de todo este absurdo cambio deshumanizante y sistematizador.

Las cajas de zapatos aguardan vacías que la mano romántica olvide el ambiente y recicle el medio.
Las cintas de cassette lloran, momificadas de adhesivos, viendo cómo en el sarcófago se deshacen las joyas y dejan de nutrir las esperadas letras.

Las cámaras rápidas, los formalismos, los tableros de ajedrez boca abajo, los radios de omisión obligada...
Somos una boca llena de cables pelados que asoman peligrosos a conexiones incorrectas. Y en la indecisión del color, se produce la tragedia, suceden los chispazos y quedamos a oscuras, sin rostros ni manos.
Hemos convertido nuestra huella en una caja de plomos.
Las redes como tales nos atrapan y trasladan congelados. Es por la muerte, que duele y daña. No es otra cosa que el aire, el haber cogido aire, ¡olido, saboreado, acariciado, sentido, palpado...!
Sigo escribiendo cartas revolucionarias, apilando cajas de costumbres obligadas. A mí me dolerá...
Nada hay más mágico que los puntos suspensivos de una pluma, puntadas de un paño de flores que seca las lágrimas espontáneas que vierten del emocional pulso.
Y asirla y olerla y besarla...y buscar más sobres negros, capricho de antaño, o una revista vieja con una imagen preciosa que no mate el sello. Tres gotas de perfume...Ay.
Y qué de la voz desesperada más allá de madrugadas grises que se ahoga en pausas y muere en los silencios, la que canta soplidos que nunca parecen llegar como el abrazo...
Todo se destruye hoy, ya no hay versos enterrados ni fotos que poder quemar en ilusos arrebatos; servilletas con marcas de copa y una fecha que recuerde que ese día nos quisimos.
Inteligentes cacharros y cachivaches apuestan en los callejones quién guarda más corazones, serviles apoderados... Mientras tanto, sus dueños rebuscan en sus bolsillos propinas gentiles entre los pétalos y el arroz pasado.
El romanticismo sigue mendigando piropos y robando poemas. Dudo que sepa escribirlos sin corrector...

8 comentarios:

  1. Tenemos sótanos y sótanos llenos de cachivaches del pasado, ¡usemos esas cintas hoy para así descongelarnos!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Si no fuera por el olor de la baquelita (reconozco mi adicción), todo me suena al XIX (si tengo adicción a la baquelita, ya ni te cuento al XIX).

    Resuenas a elegía romántica, a Chopin, a Tolstoi, a paseo por Père Lachaise, a Montmartre... y a inútiles mecanismos rotos, abandonados como restos de un naufragio.

    Oh, capitán, mi capitán.

    ResponderEliminar
  3. "Somos una boca llena de cables pelados que asoman peligrosos a conexiones incorrectas. " Precioso. El romanticismo me intoxico con Ana Karenina, siempre buscando a Wronsky hasta que lo encontré y me di cuenta de que no valía la pena. El romanticismo murió con la televisión. Besos guapa!

    ResponderEliminar
  4. Brillante, iba a hablar de la exactitud del romanticismo, del tiempo de las escena, muy contemporáneo, nada deciminónico, pero, ¿para qué?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues si, una farsa, un vertedero, un hatajo de monos con ínfulas de sabios, un circo deprimente, siete mil millones de descerebrados, egoísmo, estupidez, hipocresía y todo eso moviéndose cada vez más rápido.
    Que explote ya!!!
    Y si puede ser que explote cerca de mí.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y lo especial que es ahora que alguien te exprese todo el romanticismo posible (el poco que queda) de puño y letra?
    Me emociona más que nunca.

    ResponderEliminar
  7. ya sabes..son otros tiempos.
    con teléfonos móviles hice un corazon en la playa.
    sólo ,me sirvio para quedarme sin cobertura.

    ResponderEliminar
  8. Todos los movimientos controlados, todo calculado, todos dentro de un molde del cual no se sale, cada espacio numerado, ninguna palabra debe estar fuera de lo previsible. Un abrazo.

    ResponderEliminar