lunes, 4 de junio de 2012

Cor Vs. Mens

Corazón que lates, simple y llanamente... 
Me das prestado un segundo y te pido otro y los gasto todos...
Cierro tus ojos a veces para que no veas lo que yo siento.
Te engaño y me engaño creyendo que puedo engañarte.
Muchas veces te he maldecido por tus tantos golpes de "estado"
y tu actitud anarquista.
Sé que eres el que siente pero no mandas en lo que se expresa.
¡¿Ahora pretendes ayudarme con esto?! No voy a darle un giro...
Crees que lo puedes todo pero tienes las manos vacías, tu voluntad
no se canjea por dinero.
Y cuando insistes... cuando insistes haces del hormigón arena en un dia de viento.
¿Qué voy a hacer contigo, compañero?
Vomitas romanticismo pero si te llevo una rosa no me abren la puerta.
Todo lo dudas, hasta tu mismo comportamiento.
¡Sé palabra! ¡¡Sé gesto!!

11-11-08 02:30h

8 comentarios:

  1. BUENA E . ME GUSTA LO QUE ESCRIBISTES HOY.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo el título como un enfrentamiento catalán-inglés, corazón y hombres. Y esa dualidad la manifiestas maravillosamente.

    Sé palabra, sé gesto: actúa. Actuar es lo que se necesita para el movimiento, y sin movimiento...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una buena declaración de principios. Déjate llevar, a veces querer controlarlo todo nos puede... Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Creo que el corazón es anarquista por naturaleza. También húmedo y cálido, como un órgano barroco. Además, pocas cosas merecen la pena si no oprimen el corazón lo justo y necesario.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  5. Es lo único que le falta al corazón: ser verbalizable de una jodida vez. Que ya vale de sustos y malentendidos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Déjame ser la desnudez de tu piel, y a ver si de una vez por todas entendemos los límites y sangramos juntos...

    bsos

    ResponderEliminar
  7. El corazón va a su bola.
    Pero es sabio y muchas veces por ello mismo, incómodo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. A veces conciliar cabeza y corazón es una batalla perdida o cuanto menos complicada, en situaciones de duda me dejo guiar por las vísceras más que por el cerebro, pero desde una posición reposada, sino vas abocado al abismo.

    ResponderEliminar