viernes, 18 de mayo de 2012

La pluma perfecta


Encontré la pluma perfecta… Soy zurda y me cuesta adaptarme a esa forma de escribir, tengo que cogerla de un modo poco natural… Me encantan las plumas, y en verdad me molestaba muchísimo no poder dibujar bien con ninguna… Dejé de buscarla, sólo podía estar en mi mente… Seguro que nadie se había puesto a pensar en que yo, como zurda, necesito una pluma de una determinada manera, ¡era de locos!…una pluma exclusivamente para mí…Y ahí estaba, provocándome, con el trazo sencillo, sin despertar mayor importancia que cualquier otra pluma… Qué me haría observarla…qué me haría hacerla bailar en mis dedos…Era así, sin más, inconsciente del valor, de las expectativas que yo en sólo un contacto había puesto en ella…Humilde como objeto que podría ser entre un millón…La tinta se repartía como nunca había sentido, sin presión y sin vuelo, acompañante de mi vals, como tenía que hacerlo, para eso era mi pluma… Tanto en tan poco… Y qué felicidad tan grande aquel hallazgo, para mí tanto…Y el pensar en quién estaría detrás de eso, la complicidad de quien sabe lo que quieres me hacía mirarla cual mensaje en una botella… Tantos años… No quería dejarla, no quería perderla, ¡quién sabe lo que tardaría en encontrar otra igual! Ya éramos sólo uno, nos entendíamos… Claro, que es sólo una pluma…

3 comentarios:

  1. Una extensión del cuerpo.

    Abogo por la resurrección de la pluma, por cuántas obras han escrito, por cuántas historias han guardado en sagrado secreto, por toda la tinta que han sabido no gastar, por la gracia de su forma perfecta. Por su plumín y sus cartuchos. Y etcétera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Era solo una pluma y tu eras solo una escritora...

    ResponderEliminar