lunes, 14 de mayo de 2012

Inducción - Deducción


Sentimientos de frío clavado en los huesos y un calor fino y superficial que despierta al olfato pelos quemados… El análisis más objetivo me lleva hacia la seguridad ciega de tirarme por un precipicio y levantarme sin un rasguño… Por alguna razón me siento como un saco lleno de sangre que empieza a filtrarse y gotear… Siento como si chapotease al andar. Si me agarras perderé parte de lo que quiera me hayan bañado antes, de lo que fuera que guardase dentro, parte de mí tal vez… Si me dejas unos días me secaré, me endureceré, te rasgaré como una piedra pommed, pero en cuanto vuelvas…en cuanto vuelvas absorberé todo de ti, todo lo que me traigas, todo lo que me dejes, me llenarás con cualquier cosa y cualquier fragancia, fina o barata…Me recrearé…y otra vez volverás a dejarme aunque yo sólo recuerde tus venidas en mis rezos por no desgastarme cuando sea demasiado suave, cuando ya no tenga nada que ofrecerte…Pero es mi naturaleza por más que me perjudique, por más que sea libre de actuar en contra de mi esencia. Definitivamente, soy una esponja…

Sentimientos de felicidad práctica y en mi confusión interna la más amarga tristeza… El análisis más objetivo me lleva hacia la credulidad en la autocompasión… Por alguna razón alguien me dijo un día que podría hacer regalos de amor propio… Siento culpabilidad por mis alegrías mecánicas y nada sorpresivas y me autocensuro en mis sonrisas para no creerlas suficientes, para no echar los cálculos de si sonrisas versus lágrimas me sale a devolver… Definitivamente, soy amor propio, el amor propio de alguien…

Sentimientos de quietud y taquicardias espontáneas que golpean en mis oídos cual aldabas… El análisis más objetivo me lleva a pensar que es miedo al tiempo que me clava alfileres como tortura china… Por alguna razón he convertido la diplomacia en una virtud, o al menos ahora le he puesto ese nombre… Siento que mis piernas no paran de correr y mi mente, más consciente que yo, se marcha a hurtadillas para encontrarlas donde quiera que vayan y que aún no me han contado… Siento que tengo grandes cosas que hacer con unas pequeñas manos…y se me cae todo y se rompe, y tengo los dedos tan amorcillados que no soy capaz de reconstruirlas ni con esparadrapo…Siento cómo mi tronco crece y mis raíces levantan el pavimento…me talan, me injertan, me ponen yeso, me quitan cuatro tristes higos o brevas pero el viento y el sol me llevan a otro lado… Definitivamente, soy el tronco del patio…será por la sombra…

Sentimientos de autoconfianza plena y actos reflejos dubitativos que asoman la insalvable flaqueza… El análisis más objetivo me lleva a pensar que el Estado no concede monopolios de suerte por los fallos de mercado… Por alguna razón suelo poner los mismos números en el sorteo de los viernes… Siento que a grosso modo todo vale porque nadie se molesta en mirar los detalles… No creo necesario dejarme ver a quien no le interesa mirar. Ando segura ocultándome, y aún a oscuras, de puntillas… Confío en algo más que en todo, y es que no me verán… Mas, como la duda es mi reino, adelántome al riesgo con generoso disfraz… Definitivamente, soy una dureza en la punta de los pies…

No hay comentarios:

Publicar un comentario