viernes, 18 de mayo de 2012

Grave paréntesis


...Y se hunden las mañanas en mi boca,
laguna de humus, máscara escondida
que yace entre sedas rasgadas y ronca
aburrida leyendo su inútil biografía...

Mazapán de hojas mojadas y colillas,
sólo huellas de labios y manos frías
que sin movimiento ni color recitan
el menú gris fúnebre del día.

Pasión hundida en un W.C atascado
donde crece la mugre y otras ideas,
como un nudo en la garganta, o al contrario,
floreceres de agonías y enredaderas.

Altruismo de legañas y grávidas boceras
atestiguan mi caída en la triste palangana
donde guardo las agujas del reloj de las goteras
y los gritos ahogados en el hedor de mi alma.

5 comentarios:

  1. Cuarteto tan húmedo como interesantemente original. Es como la adaptación de la tristeza a la frialdad de los actos diarios.

    Por cierto:
    Pasión hundida en un W.C atascado / donde crecen la mugre y otras ideas: he aquí la excepción: lo que bien empieza, bien acaba. Es la mejor estrofa de todas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El frío húmedo a la larga provoca dolor de huesos. "Lo que bien empieza, bien acaba", me lo apunto. Gracias, Marc. Siempre un placer leerte. Un saludo.

      Eliminar
  2. Hay algo puro y obsceno en este poema. Como en algunos besos.

    Te leo con avidez. Es malo?

    ResponderEliminar
  3. tu fondo de blog es el mismo que escogí cuando abrí el mio: leerte me sabe a casa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me enamoré del tono de la pared verde y después del resto. Aún soy novel aquí...mi indecisión libriana no me deja cambiarlo. Que aproveche, pues.
      Un abrazo!

      Eliminar